Madrinas con mantilla

Estoy pasando la Semana Santa en Málaga. Como en muchos otros lugares de España, muchas mujeres aprovechan para lucir sus mantillas. Me parece una tradición muy bonita y especial, y dado que las bodas también son aptas para lucir mantilla, aprovecho para contaros qué es, cómo se combina y cómo se coloca este tocado tan nuestro, aunque me encanta ver que también se utiliza en editoriales de moda, como hace algunos años en la revista S Moda:

Vista aquí

Antes de nada debemos tener en cuenta que la mantilla es solo para bodas religiosas y de cierta etiqueta. Por ello, el novio debe vestir chaqué o traje de gala.
Qué es la mantilla
Es una prenda tradicional y típicamente española, elaborada de blonda, bordado en tul o chantilly. Va acompañada de una peineta o teja y cae sobre los hombros enmarcando la cara, por lo que resulta muy favorecedora. Las de color blanco o marfil son para mujeres solteras, mientras que las negras se reservan para las mujeres casadas o viudas. 

Vista aquí

Acierta al combinar

La mantilla otorga muchísima personalidad al look, así que debe ser la base al elegir el resto de atuendo y complementos. Debes tener presente que se debe ir de largo en las ceremonias de tarde y de corto (por debajo de la rodilla) por el día, excepto la madrina que puede ir de largo también por el día. No se debe lucir demasiado escote y la manga puede ser larga o francesa, pero no se deben mostrar brazos ni hombros. Respecto a la mantilla, lo ideal es que quede a la altura de las manos por la parte delantera y algo más abajo de la cadera por detrás, haciendo una pequeña curva o pico, sin sobrepasar el largo del vestido o traje.

Vista aquí

Vista aquí

Vista aquí

Vista aquí

Pide ayuda para colocarla

Para colocar la mantilla es imprescindible la peineta de carey o teja, que sujeta la mantilla al peinado, que suele ser un recogido o moño. Hay que tener en cuenta la altura de la novia para no resultar más llamativa que ella y cederle así todo el protagonismo, que al fin y al cabo, es su día. Por otra parte, es muy recomendable fijar la mantilla sutilmente al traje en la zona de los hombros. Así se evita que resbale y luzca menos. Y si puedes sujetar un lado por delante y otro por detrás, quedará aún más estiloso. Con todo esto, verás que es mejor pedir ayuda para colocarla, pero el resultado merece la pena. 
Como último punto a tener presente, la mantilla se puede quitar una vez que la novia se ha quitado el velo, ya en el banquete. 
¿Tu madrina llevará mantilla? ¿Tú las has lucido alguna vez? Cuéntamelo en Facebook y Twitter
Mil besos y gracias por suscribirte, 

Share it